Plagas y enfermedades del almendro

Las enfermedades del almendro

La más común entre las plagas y enfermedades del almendro.

Sin duda cuando se trata de plagas y enfermedades del almendro los insectos deben considerarse entre las principales amenazas. Esto es especialmente cierto para los pulgones, entre los que se encuentran las especies del pulgón verdoso (Brachycaudus helichrysi), pulgón de la almendra (Brachycaudus amygdalinus) y el pulgón verde del melocotonero (Myzus persicae) que a pesar del nombre en términos de voracidad no desdeña ni siquiera el almendro.

Es importante actuar cuanto antes con tratamientos antiafidos ya que estos diminutos insectos, chupando la savia de la planta, hacen que se debilite. También las colonias de estos parásitos del almendro con su producción de melaza untan las hojas con una sustancia azucarada y pegajosa que representa un sustrato favorable para el desarrollo de mohos y colonias de hongos (fumaggini).

Aún hablando de plagas y enfermedades del almendro de origen animal, también es bueno estar atento al ataque del chinche del almendro (Monosteira unicostata). Este insecto vive en el envés de las hojas, de donde chupa la savia; a la larga, se vuelven amarillas y pueden caer, causando incluso un daño sustancial a la productividad. Existen en el mercado productos de amplio espectro que también sirven para combatir estos parásitos.

Plagas y enfermedades del almendro: cuidado con los virus

Al igual que ocurre con las enfermedades que pueden afectar a los seres humanos, los almendros también pueden verse afectados por virus transmitidos por vectores animales. Es el caso del llamado mosaico, una enfermedad viral transmitida por pulgones bastante extendida en el sur de Italia que se manifiesta con la presencia de manchas amarillas o blanquecinas en las hojas, asociadas a alteraciones cromáticas como rayas y puntos.

El mosaico no suele afectar otras estructuras vegetativas como flores o frutos, sin embargo puede ser perjudicial para la productividad de la planta: por eso es necesario realizar tratamientos preventivos para combatir los pulgones que transmiten estos nocivos enfermedades del almendro.

Bacterias y mohos enemigos del almendro

Podredumbre pardaAshen Monilia) se encuentra entre las enfermedades más peligrosas del almendro de naturaleza fúngica, ya que determina la destrucción de flores, frutos y hojas que, después de marchitarse, pueden llegar a pudrirse. Otra micosis potencialmente devastadora es el cáncer de los ganglios (Fusicoccum amygdali), que suele afectar a las ramitas jóvenes pero que en caso de infestaciones graves puede extenderse a toda la planta; los síntomas están representados por la formación de placas negruzcas y redondeadas. Para combatir estos parásitos fúngicos se recomienda recurrir a tratamientos con mezcla de Burdeos u otros productos antifúngicos.

Finalmente, incluso las bacterias pueden afectar al almendro: recordamos, en particular, el tumor de las raíces y el cuello (Agrobacterium tumefaciens) que se manifiesta con crecimientos inicialmente suaves que se vuelven leñosos y arrugados después de un tiempo. Destruir con fuego las partes afectadas es fundamental para erradicar esta dañina bacteria, que entre otras cosas es capaz de afectar a otras especies de frutas; en caso de problemas generalizados, también es posible intervenir con fumigaciones del suelo.