Electroválvulas hidráulicas: ¿cuáles son los principales usos?

Electroválvulas hidráulicas

Estas válvulas en particular se abren y cierran a través de un contacto electrico y se utilizan para controlar la velocidad de los flujos de fluidos sin partículas sólidas como, por ejemplo, agua, aceite o vapor.

A diferencia de los grifos habituales, por tanto, la electroválvula no se acciona manualmente, sino a través de un impulso eléctrico enviado por un solenoide, es decir una bobina cilíndrica que consta de una serie de espirales formadas por un solo hilo de material conductor. El solenoide, actuando a través de un contacto eléctrico en el mecanismo interno de la válvula solenoide, determina la apertura y el cierre de la misma.

Entre las electroválvulas hidráulicas más solicitadas y utilizadas encontramos que monoestable es eso biestable. Mientras que el primero no funciona hasta que es alcanzado por el impulso eléctrico y se detiene automáticamente cuando cesa el impulso, la electroválvula biestable está equipada con dos solenoides, ambos alimentados con una fuente de alimentación autónoma.

Existen numerosas electroválvulas en el mercado y también disponibles online, como, por ejemplo, las electroválvulas hidráulicas de Rs Components, uno de los mayores distribuidores de componentes eléctricos y electrónicos. a nivel nacional e internacional.

LA materiales principales Las que componen estas electroválvulas son de plástico, acero inoxidable y latón. Las electroválvulas de plástico son muy populares en sector químico y alimentario; los de acero inoxidable son especialmente adecuados para regular la velocidad de líquidos alimenticios es líquidos y gases corrosivos; finalmente, los de latón son perfectos por ejemplo para gases inertes es Quemando aceite.

Cada producto tiene una función bien definida. Por tanto, será necesario elegir cuidadosamente la electroválvula hidráulica que mejor se adapte a sus necesidades.

Evidentemente, el principal uso de las electroválvulas se refiere a los sistemas de riego, tanto para uso doméstico como para producción y cultivo profesional. Gracias a las electroválvulas, de hecho, es posible gestionar los flujos de agua y dividir los sistemas de riego en “sectores” gestionando el flujo de líquidos según sus necesidades.

Pero los usos de estas válvulas son muchos y ciertamente no se limitan a cultivos o riego de céspedes. Su capacidad para distribuir, liberar o mezclar fluidos, de hecho, también determina su uso para muchos usos domésticos:

  • Lavadora: la función de la electroválvula en la lavadora es permitir el llenado del agua necesaria para el lavado, cuyo nivel óptimo lo determina el fabricante. Para permitir que el agua entre en el tambor de la lavadora se utiliza, por tanto, la electroválvula, junto con el presostato. Este último es capaz de detectar que se ha alcanzado el nivel óptimo de agua y consecuentemente interrumpir tanto el flujo de agua como el suministro de energía a la electroválvula.
  • Lavaplatos: también en lo que respecta al lavavajillas, la electroválvula tiene la función de permitir la correcta carga de agua. Por este motivo, en el caso de que su lavavajillas no se llene de agua, es muy probable que exista una avería en la electroválvula, ubicado al final de la tubería de agua. En este caso, por tanto, es necesario en primer lugar comprobar la limpieza del filtro de la electroválvula para asegurarse de que no haya residuos de cal que impidan el paso del agua. Si realmente hay dioses residuos de piedra caliza, será necesario desmontar la electroválvula para limpiarla o, si está defectuosa, sustituirla.
  • Hierro: la emisión de vapor es sin duda una de las funciones de todas las planchas. Bueno, es posible que el aparato no libere ninguno en caso de válvula solenoide bloqueada, lo que evita que la presión del vapor se mantenga dentro de la resistencia. Por lo tanto, un interruptor de vapor defectuoso evitará que la válvula se abra y el ferrò no producirá vapor. Sin embargo, si el problema no es causado por el interruptor, será necesario reemplazar la válvula solenoide.

Por supuesto, todos estos trabajos de mantenimiento deberán ser realizados por técnicos experimentados.

Finalmente, conviene recordar que hay varios y muchos beneficios que derivan del uso de electroválvulas hidráulicas de última producción y que podemos resumir en:

  • Gran fiabilidad del producto;
  • Conmutación de seguridad;
  • Alta reactividad;
  • Operación automática;
  • Capacidad de conmutación rápida.